El Campanile

Visible desde cualquier punto de Venecia y a la vez el punto desde el cual se disfrutan las mejores vistas de la ciudad, el Campanile es una soberbia torre de casi cien metros que se erige orgullosamente en la Plaza de San Marcos como uno de los grandes iconos venecianos y una de las principales cosas que ver en Venecia.

La historia  de este edificio es convulsa y apasionante: aunque el edificio original tiene más de ocho siglos de antigüedad, el aspecto que ofrece hoy se lo debemos al trabajo de los arquitectos renacentistas Giorgio Spavento y Bartolomeo Bon, que lo reformaron completamente en 1511 después de que quedara seriamente dañado por un terremoto. Durante siglos, combinó su función de campanario con la de faro, gracias a su imponente altura. El 14 de julio de 1902, a causa de graves daños estructurales, el Campanile se desplomó, causando una gran conmoción entre los habitantes de la ciudad, que veían desaparecer el símbolo de su ciudad. Todas las fuerzas de la ciudad se unieron para reconstruirlo con la máxima fidelidad bajo el lema “dov´era e com´era” (donde estaba y como estaba). En 1912 acabaron los trabajos con el resultado que hoy podemos apreciar todos.

En la cúspide de la torre, sobre una aguja, se ubica una veleta dorada con la efigie del arcángel San Gabriel. El campanario alberga cinco campanas que también forman parte de la historia de la ciudad, ya que cada una cumplía una misión específica en los tiempos de esplendor de la República Veneciana:

  • La Marangona, la de mayor tamaño, que era tocada al inicio y al final de la jornada laboral.
  • La Nona, que siempre tocaba a las nueve.
  • La Mezza Terza, que anunciaba las sesiones del Senado.
  • La Trottiera que se usaba para llamar a concilio a los miembros de la Cámara del Consejo.
  • El Maléfico, la última y la más pequeña de todas, que solo se tocaba para anunciar las condenas de muerte.

El Campanile asombra a los visitantes por su poderosa estructura, con el ladrillo rojo y la piedra blanca de Istria en su fachada, y por su ubicación como guardián de la famosa Plaza de San Marcos.

Informaciones prácticas:

  • Cómo llegar: Con las líneas 1 y 2 del Vaporetto, paradas San Marco y San Zaccaria
  • Horario de visita: de 9 a 19 horas (en julio y agosto se amplía hasta las 21 horas)
  • Precio: Adultos 8 €

Deja un comentario

Previous

El Puente de Rialto

El palacio de Ca´d´Oro

Next